* AMENAZAS NATURALES

3. AMENAZAS Y RIESGOS NATURALES DEL AP


3.1 Resumen de resultados y conclusiones técnicas


El AP se ubica dentro de la Península de Osa la cual es afectada por levantamientos tectónicos y rotaciones, las mayores tasa de levantamiento del país se han medido en esta zona entre 2,1 y 6,5 mm/año. Se han identificado varias fallas de carácter paleotectónico, la más importante es la falla Osa que es potencialmente activa, tiene 30km de longitud con un rumbo este oeste que cambia a noroeste, cruza a unos 4km al sur del AP. La principal amenaza natural para el proyecto es la sismicidad asociada a la zona sísmica de Osa Golfito, los periodos de recurrencia de temblores de magnitud mayor a 6,75 es de 20 a 40 años, el último registrado fue en 1983. Las intensidades máximas sentidas son de grado VII. La amenaza sísmica puede traer consigo la licuefacción en los suelos del AP, se determinó en el estudio de suelos que existe un alto potencial de licuefacción debido a la presencia de capas de arena suelta mal gradada en casi todo el perfil de suelos, a una profundidad que va desde 1,0m hasta los 2,0m, donde se pueden dar asentamientos de 2,0 hasta 3,0cm. El proyecto es viable desde el punto de vista de las amenazas naturales si se toman en cuenta las recomendaciones del estudio de suelos respecto a la técnica de cimentación apropiada para las condiciones de alto potencial de licuefacción y lo estipulado en el Código Sísmico vigente.


3.2 Introducción


El área del proyecto (AP) donde se propone ampliar las instalaciones del Hotel La Choza del Manglar se localiza al este de la localidad de Jiménez, contiguo al cementerio, en la Península de Osa, cantón de Golfito, provincia de Puntarenas, entre las coordenadas 539 700 – 539 900 E y 276 600 – 276800 S de la hoja topográfica GOLFO DULCE del IGN, escala 1:50 000. El área total de la propiedad según registro es de 1ha4615,37m2, inscrita con el plano catastrado P-1058859-06. Actualmente en la zona existen las demás instalaciones del hotel, cabinas, restaurante, tiendas, etc. y en los alrededores se ubica viviendas, el cementerio y la pista de aterrizaje del aeropuerto. Los accesos son a través de vías de lastre del centro de Puerto Jiménez, se deben hacer con vehículo doble tracción.

La coordinación profesional de este estudio estuvo a cargo del suscrito quién realizó una gira al sitio del AP a finales del mes de marzo del 2007.

El objetivo principal de este estudio es valorar las condiciones de geoaptitud del terreno tomando en cuenta las condiciones de amenazas y riegos naturales que puede presentar la zona, tanto de índole sísmica como geotécnicas debido al tipo de suelos presentes y que pueden amenazar las obras del proyecto.

La metodología utilizada fue básicamente una visita al sitio para realizar observaciones de campo, hacer un análisis de las condiciones geológicas, de la topografía y de las unidades aflorantes y recopilación de la información obtenida del estudio de suelos con respecto a las características geotécnicas del AP y elaboración del informe como una parte de la evaluación ambiental D1.


3.3 Estructura geológica local y susceptibilidad a las amenazas


La Península de Osa debe su forma a procesos tectónicos que han levantado el bloque de rocas volcánicas submarinas, las cuales fueron cubiertas con rocas sedimentarias, el bloque de la península tiene una forma rectangular con dirección NO-SE y basculado al norte, rodeado por fallas y estructuras de colapso tectónico, como es el caso del graven de Corcovado.

En la Península de Osa se han medido levantamientos recientes y rotación de bloques hacia el noreste, la tasa de levantamiento es entre 2,1 y 6,5 mm/año siendo las más altas medidas en Costa Rica, en Burica en de 4,7 mm/año (Montero, 2000).

Los depósitos aluviales y marinos que predominan en el sitio no tienen una geometría definida, no presentan tendencia estructural, tampoco se observaron contactos geológicos o discontinuidades. En los alrededores del AP en la Península de Osa existen varias fallas paleotectónicas asociadas a lineamientos topográficos principalmente (ver figura 1 del Mapa Tectónico).

Las principales amenazas naturales que afectan al proyecto son sísmicas por la cercanía con fallas activas y zonas sismogénicas como la zona de subducción y la falla Canoas activa y la condición geotécnica de los suelos del sitio con alto potencial de licuefacción.


3.4 Fallas geológicas


De acuerdo con el mapa tectónico de la hoja Golfito (figura 1), escala 1:500 000 (Denyer et al., 2003) cerca del AP y alrededor de la península existen numerosas fallas, la mayoría de carácter paleotectónico o inactivas, únicamente la falla Osa se cataloga como del Cuaternario, esto implica que es una falla potencialmente activa, es de tipo normal, donde el bloque norte donde se ubica el AP sube con respecto al bloque sur. Tiene una extensión de 30 km con un rumbo al este este-oeste que luego se curva hacia el noroeste al N30W, afecta principalmente las rocas de la Formación Charco Azul y a varios ríos sobre los depósitos Cuaternarios de la llanura aluvial los cuales se observan ligeramente cortados y desplazados.

Las demás fallas paleotectónicas se asocian a lineamientos en la topografía pues son fallas muy antiguas e inactivas. Varias de ellas son de tipo normal bordean el graven de Corcovado, corresponde con una llanura aluvial inundada producto de la subsidencia que ha experimentado la zona en general. Otras fallas son de tipo normal con trazo inferidas y que delimitan la llanura aluvial de las rocas sedimentarias de la formación Charco Azul.

En las penínsulas de Osa y Burica se han medido fuertes levantamientos y rotaciones recientes, varias fallas activas se ubican dentro de Osa y Burica como lo son las fallas Media, Osa y Golfito, una falla con un rápido desplazamiento es la falla Canoas, que tiene un rumbo cercano al norte sur y un movimiento lateral derecho, se han medido deslizamientos mayores que 3,7 cm/año en esta falla, siendo el mayor desplazamiento medido en una falla del interior de Costa Rica (Denyer et al., 2003).

En el AP no se observaron fallas activas ni paleotectónicas, ni tampoco lineamientos fuertes que sugieran la presencia de estas fallas.

3.5 Potencial de licuefacción

De acuerdo a las condiciones encontradas en el estudio de suelos elaborado por MyV (Mayo, 2007) existe potencial de licuefacción en el terreno del AP que consiste de un relleno de materiales aluviales y marinos compuestos por arenas y limos intercalados en capas de variable espesor, que obedece a cambios energéticos en los regimenes de depositación, tanto de las mareas como de las corrientes fluviales.

En todos los sondeos exploratorios de definen capas de arenas mal graduada tipo SP – SM con porcentaje de arenas de hasta 98%. Además se reportan niveles freáticos someros entre 1,1 y 2,0m de profundidad. Se determina entonces que la capa de arena es licuable a una profundidad que va desde 1,0 hasta 2,0m de profundidad. Lo anterior obliga al uso de técnicas adecuadas de cimentación como se define en el mismo estudio de suelos. Se esperan asentamientos de hasta 3,0cm en las estructuras.


3.6 Sismicidad


El AP se ubica dentro de la zona Sísmica de Osa – Golfito afectada fuertemente por la interacción de las placas Cocos y Caribe que se da a lo largo de la Fosa Mesoamericana desde el sur de México hasta Costa Rica, las velocidades de subducción para la placa Cocos frente al pacífico de Costa Rica varían entre 91 mm/año frente a la península de Nicoya y 99 mm/año en el Pacífico sur (Montero, 2000).

Los sismos que se originan en esta zona son producidos por el roce de la corteza de la placa que se subduce (Cocos) con la placa superior (Caribe) y se conocen como sismos interplaca y ocurren a profundidades entre 10 y 40km. Otros sismos son generados por fallamiento cortical, son superficiales y ocurren dentro de la placa Caribe y Microplaca de Panamá o en el roce entre ambas. Hay que tomar en cuenta la sismicidad como la principal amenaza natural para el proyecto debido a su cercanía con fallas activas importantes como la falla Canoas, que se ubica a 70km al este del AP, como se dijo esta falla produce desplazamientos de más de 3,7 cm/año.

En el cuadro siguiente están los temblores interplaca más importantes originados en la zona sísmica de Osa durante el período 1800 – 1999 y que tuvieron una magnitud mayor o igual a 6,75 (Montero, 2000):


Fecha Magnitud

Diciembre 27, 1803 Entre7,0 y 7,7

Agosto 04, 1854 Entre 7,0 y 7,7

Diciembre 20, 1904 7,2

Diciembre 05, 1941 7,5

Diciembre 06, 1941 6,9

Abril 03, 1983 7,4


Se puede estimar un período de recurrencia para los grandes temblores (M>7,0), que para el caso de Osa, ocurren cada 20 a 40 años. Según Fernández & Rojas (2000) en la zona sísmica de Osa - Golfito la ocurrencia anual de sismos con magnitud M mayor a 4,5 es de 2,5409 y el valor medio probable de máxima magnitud que podría generar la fuente sísmica es de 7,4 para una profundidad entre 0 y 35km, con aceleraciones sísmicas entre 4,5 y 5,0 m/s2. Los suelos del AP se consideran de tipo S3 según el Código Sísmico.

Por las condiciones geológicas del AP se esperan que las mayores afectaciones ante la ocurrencia de sismos es la posible licuación de los suelos por la presencia de capas de arenas sueltas saturadas por niveles freáticos someros. Por la escasa pendiente prácticamente plana no se espera que ocurran deslizamientos.

3.7 Amenaza volcánica

No se toma en cuenta la amenaza volcánica al proyecto dado que los volcanes activos más cercanos se ubica en la cordillera volcánica Central a varios cientos de kilómetros al noroeste del AP.

3.8 Síntesis de resultados y conclusiones geológicas

El AP se ubica dentro de la Península de Osa que es una estructura tectónica que ha experimentado levantamientos y rotaciones, actualmente se han medido tasa de levantamiento entre 2,1 y 6,5 mm/año, las más altas de Costa Rica. Hacia el suroeste del AP esta el graven de Corcovado, rodeado de fallas paleotectónicas normales, corresponde con una zona de subsidencia tectónica.

Existen varias fallas de tipo paleotectónico dentro de la Península de Osa, son inactivas, algunas inferidas, delimitan el graven de Corcovado, se asocian a lineamientos topográficos. La falla potencialmente activa es la falla Osa, tiene unos 30km de longitud, al este tiene un rumbo casi este oeste y luego se curva en dirección noroeste, es de tipo normal y el bloque del norte sube respecto al bloque del sur. No hay fallas en el AP.

En la zona sísmica de Osa se han originado sismos con magnitudes mayores a 6,75 en los años 1803, 1854, 1904, 1941 y 1983, todos son de origen interplaca, con un período de recurrencia entre 20 y 40 años. Según Fernández & Rojas (2000) en la zona sísmica de Osa - Golfito la ocurrencia anual de sismos con magnitud M mayor a 4,5 es de 2,5409 y el valor medio probable de máxima magnitud que podría generar la fuente sísmica es de 7,4 para una profundidad entre 0 y 35km, con aceleraciones sísmicas entre 4,5 y 5,0 m/s2.

La sismicidad que se origine en la falla Canoas puede afectar el AP, en esta falla se han medido los mayores desplazamientos de Costa Rica, nos 3,7 cm/año. Las intensidades mayores reportadas para la zona son de VII.

Se determinó en el estudio de suelos que existe una alto potencial de licuefacción en los suelos debido a la presencia de capas de arenas sueltas mal gradadas saturadas por niveles freáticos someros, la licuefacción se puede dar a profundidades entre 1,0 y 2,0m y se pueden originar asentamientos de hasta 3,0cm en las obras.

Se espera que por las condiciones geológicas del AP no sólo exista afectaciones por licuefacción, debido a la cercanía con la zona de manglar es posible que ocurran inundaciones ante crecidas de los niveles del mar que influencia los niveles de la desembocadura de la quebrada Cacao, en los alrededores del AP se pudieron observar durante la visita zonas prácticamente inundadas. Lo anterior se considera como la principal limitante en la construcción del proyecto, ya que se deben de tomar en cuenta los retiros mínimos y debido al potencial de licuefacción es de suma importancia tomar en cuenta lo señalado en el estudio de suelos respecto a las técnicas de cimentación apropiadas.

3.9 Discusión sobre las limitantes de incertidumbre y alcance del estudio

Se considera de incertidumbre la actividad sísmica de la falla Osa que es la más cercana al AP, aunque se cataloga como Cuaternaria, o sea, potencialmente activa, no hay registros de sismos originados directamente por esta falla.

Los resultados y en especial los del estudio de suelos, son aplicables a la hora de diseñar los elementos antisísmicos de las estructuras de ampliación del hotel, con base en los sismos generados en años anteriores y las intensidades sentidas en la zona del AP, es importante tomar en cuenta que el último evento de magnitud mayor a 6,75 ocurrió en 1983 y que los períodos de recurrencia de estos sismos en esta zona son de 20 a 40 años, por lo que la probabilidad de ocurrencia es cada vez mayor actualmente.

Los alcances de este estudio están dados por la información recopilada de estudios anteriores de sismología y neotectónica, así como de observaciones de campo y resultados de laboratorio y de campo señalados en el estudio de suelos, con base en lo cuál se puede concluir que el proyecto es viable desde el punto de vista de las amenazas naturales.


Mauricio Vásquez Fernández, Bachiller en Geología de la Universidad de Costa Rica (1998-2002) y Master en Hidrogeología y Manejo de Recursos Hídricos de la Universidad de Costa Rica (2003-2005), incorporado al Colegio de Geólogos de Costa Rica, con el código 287 y consultor asociado a SETENA, con el código 82-2004, es responsable de los contenidos y alcances del informe técnico de condición de amenazas/riesgos naturales elaborado como parte del Documento de Evaluación Ambiental D1 para el proyecto HOTEL LA CHOZA DEL MANGLAR, ubicado en Jiménez, Golfito Puntarenas.3. AMENAZAS Y RIESGOS NATURALES DEL AP




1 comentario:

Dieter Hirschmann dijo...

Me gusta tu blog, bien hecho
Dieter Hirschmann